Capitán o marinero…

Siempre me ha impresionado la capacidad que tiene el ser humano para a adaptarse y volver a levantarse después de las caídas. Los que no conocen de esa capacidad, pueden desarrollarla. Esa auto motivación que encontramos en los momentos más oscuros se llama resiliencia…
No es una cualidad innata, no viene dada a través de nuestros genes o herencia. Pero como mencione anteriormente si podemos ser capaces de adquirirla en determinadas ocasiones de nuestra vida que la necesitemos. Siempre he creído en la fortaleza que tenemos todos y cada uno de nosotros en nuestro interior para aferrarnos a lo bueno cuando lo necesitamos. También he creído que si vemos esa oscuridad es porque ella nos ha venido a enseñar algo por muy fuerte y doloroso que sea. Sólo en la oscuridad se puede observar la belleza del cielo y el brillo de las estrellas. Todas las personas excepcionales que me he cruzado a lo largo de mi camino han atravesado quiebres y esos quiebres son los que los hacen quienes son hoy en día. Como leí en una oportunidad: “una pequeña grieta no significa que estas rota, quiere decir que atravesaste una tormenta y no te desmoronaste”. Es por ello que cuando estés cansado, las rodillas te tiemblen y los hombros estén caídos, piensa y repite este mantra: “esto es pasajero, voy a estar bien” mientras haces unas pequeñas respiraciones inhalando y exhalando y poniendo tu mente en blanco. Ningún marinero se hizo experto en un mar en calma. Habrá días con cielos despejados y otros con cielos nublados pero al final de todo, el sol siempre saldrá y se pondrá al horizonte para recordarnos que todos los días es un nuevo comienzo y una nueva oportunidad para hacer las cosas mejores y diferentes. A esta vida se vino a experimentar y ser felices; no podemos darle el poder a nadie de controlar nuestros propios pasos; ya que estaremos escribiendo una historia que no es la nuestra, que no nos pertenece y por consecuencia no será el reflejo de lo que nosotros somos. Si permitimos que los demás sean los que decidan nuestros pasos, estaremos escribiendo la historia basada en las expectativas de los demás o de lo que los otros esperan que seamos. No hay nada más auténtico que moldear tu propia vasija de barro para colocar en ella lo que única y exclusivamente tú desees te acompañe en tu recorrido. Nadie dijo que sería navegar un barco en tormenta, pero solo los que se atrevieron a navegarlo y cruzar el mar picado fueron los que llegaron a ese maravilloso y espectacular pedazo de paraíso en el medio de la nada. Así que pregúntate: ¿capitán o marinero?, ¿soy yo quien decido o soy yo quien sigo?…

 

**Foto Principal:©Silviaper81

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: