“Siempre pregúntate si ese fue el último intento”

El otro día hablaba con una amiga y me decía, tenemos que tener paciencia… si las cosas no terminan de cuajar es porque hay que esperar…

Sin embargo la manera en que me lo decía, con la voz un poco acelerada, las manos moviéndose de un lado a otro, con un parpadeo particular en sus ojos…logrando que mi único pensamiento fuese: esta mujer está a punto de colapso y ella solo me quiere decir lo que es esperado y políticamente correcto; pero la realidad es que no quiere ni esperar y mucho menos estar en calma. Conozco perfectamente lo que significa estar en turbulencia interna y mucho más cuando tus pies quieren salir corriendo pero tu mente te detiene.¿Me pregunto por qué hay que apelar a la fortuna siempre? No hay mayor medidor que el tiempo… Si con el pasar de las semanas, los días y los meses no obtienes respuestas y el pudin no cuaja a mí parecer ahí está tu respuesta. Siempre me ha gustado las cosas clara, saber dónde piso y saber a qué me enfrento; la ironía de todo esto es que hay otra parte de mí que disfruta de la novedad, la incertidumbre y las sorpresas. Pero debo matizar este punto…porque si es cierto a que me considero una persona que ama profundamente aventurarse a la vida y dejarse sorprender, también es cierto que soy una persona que a su vez le gusta dejarse llevar pero en tanto y en cuanto exista un propósito claro. Soy de la creencia que la vida esta para vivirla, dibujarla y soñarla sin embargo dentro de un plan imperfectamente ideado ya que si solo lo dejamos en sueños y dibujos siempre serán eso… ilusiones y dibujos. Los sueños se trabajan para que se hagan realidad y no se queden en fantasías. Internamente todos somos un sinfín de emociones y pensamientos que necesitan ser gestionados para poder darle forma sin terminar automatizándonos como perfectos robots que solo se dejan llevar por la masa o lo que se espera de nosotros. Aquí no se vino a seguir un estereotipo; aquí se vino a arriesgarse, a apostar por lo que más nos da miedo, a creer que si se puede y que si la idea se concibe en nuestra mente es porque es perfectamente realizable. Todo parte del plan de acción que hay que idear, enfocado en esa idea que queremos materializar e ir tras ella día a día sin que nada te detenga. Recientemente estaba presenciando una charla y el expositor decía “siempre pregúntate si ese fue el último intento”. Porque quizás creas que fue el último y solo se trataba de un pequeño decibel en el terreno que te hizo por un segundo tambalear. Lo que rescato de esta charla es que a pesar de que estemos cansados de seguir navegando y los brazos nos pesen no permitamos que un “NO” puedes pasar te impidan seguir intentando y buscando aquella que si desee abrirse de par en par y te acepte con toda tu energía y fuerza confiando en la voluntad de querer arriesgarse y apostar por la construcción de esa ilusión que una vez pensaste e ideaste en tu cabeza.

**Foto principal:©EugeniaLili.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: