Lo que no te quiebra, no te transforma…

En mi camino por el master en Coaching Profesional puedo decir que entre en varias encrucijadas y cuestionamientos. Desde el preguntarme: ¿Qué hago aquí?, ¿qué vine a aprender? ¿realmente estás donde quieres estar? Y fue como si se despertara un volcán que se encontraba dormido… ojo, dormido… apagado nunca, dormido sí lo estaba quizás…

Empiezas con mucha ilusión y de repente se te mueven tus bases y entras en pánico… en ese momento odie con todas mis fuerzas la situación porque realmente que te muevan tus cimientos y tus bases es muy duro… te encuentras en un país ajeno, eres un extraño dentro de una multitud, no quieres enseñar esa debilidad; porque has aprendido que ser débil está mal.

Luego me di cuenta de que llorar es necesario para limpiar el alma y exponerte al mundo para crecer, porque toda la vida has estado viviendo bajo una coraza o muro de protección. Un muro de protección que también agradeces porque gracias a ese muro de protección estuviste a salvo pero al que ya dejas de lado porque es el momento de mostrar tu brillo y tu luz y conectar con ese caballo salvaje, fuerte y libre que está dentro de ti, que corre sin miedo, con fuerza y con el pelaje brillante, que si tiene que patear duro para hacer más fuerte sus piernas lo hará y si quiere pasear por una pradera o unas aguas tibias también lo hará. En momentos me paralicé, pero agradecí haberme encontrado con un gran compañero de camino y para mí fue más que un coach, un mentor quizás… que creyó en mi fuerza y en mi luz y me la hizo ver. Si tuviese que escoger alguien con quien derrumbarme o mostrarle mi oscuridad, sería este increíble ser humano, profesional y amigo al que cariñosamente le digo: “big bro”.

Durante este proceso me di cuenta de algo… que una de mis pasiones era la escritura y que me apasiona las interacciones humanas, quizás no mostré mi luz al máximo y eso fue porque este máster movilizó muchos cimientos y me hizo detenerme y replantearme mi espacio en el mundo. Por muy absurdo que suene que a estas alturas del partido te replantees tu vida; pues sí, sucede y más de lo que imaginamos. Empecé a dudar de todo y de todos, mis capacidades y habilidades. Luego recordé leyendo en un apunte que lo fundamental para ser coach es tener apertura de mente y que es una carrera amoral, no estamos allí para juzgar sino para permitir al otro alcanzar sus objetivos, anhelos y deseos. Si bien en ese momento no estaba segura de mi potencial, ahora sí y al 200 por ciento. Como todo, requiere de práctica y paciencia. Por tanto si dentro del master no llegue a estar preparada para demostrar mi potencial era porque primero necesitaba pasar yo por mi propio proceso y darme cuenta que no tengo que demostrarle nada a nadie, solo tengo que creerlo yo y mostrar esa energía y fuerza que está allí dentro.

En aquel momento no lo veía, pero si he recorrido un camino impresionante, agotador, excitante, oscuro y con mucha luz también. Permitirme estar incomoda y lanzarme a un vacío a pesar de que no había debajo una red de contención. Quizás el golpe al suelo tenía que ser necesario y las heridas también. Ya me caí, me quebré y ahora estoy preparada para recorrer esta nueva etapa.

Es por ello que quiero mostrarles una tarea con la que me cruce en estos días mientras retomaba un poco lo que era ser coach porque es una profesión para la que se debe estar conscientes y preparados. Hoy escojo que eso no se repita y que aunque algunos no me vieron brillar es porque tenía que entender que no tenía que hacérselo ver a ellos sino en primer orden a mí… porque todo parte de uno… de que creer está en uno y de que si yo no creo en quién soy mucho menos el que está del otro lado de la acera. Bien, dicho esto quiero compartir algo que escribí hace casi un año y cuando lo volví a leer me di cuenta de que no estaba equivocada.

Aquí va…

Qué es el modelo del Observador? El modelo plantea que para modificar cualquier resultado debemos partir de las acciones que estamos realizando. Si siempre hacemos lo mismo siempre obtendremos lo mismos resultados. Ahora bien si yo hago algo y esto me funciona por lógica lo voy a seguir haciendo… ya que esto me está dando resultados positivos. Ahora bien si el resultado no es positivo se abren distintas alternativas. La primera es la resignación, la segunda es buscar explicación al resultado negativo; para entender que fue lo que no funciono y rectificar. Entonces podríamos decir que se resume en: resignación, justificación y rectificación. Cuando asumimos el compromiso de modificar el resultado negativo es allí cuando existe la cabida al aprendizaje.

Para poder permitirme ese aprendizaje tengo que entender que hay un proceso que abrir y entiendo que ese proceso que voy abrir viene provocando quiebres.El aprendizaje se da en tres etapas, el de 1er orden que se fundamenta únicamente en acción-reacción, solo se queda en la periferia. Y se pregunta qué debo hacer o dejar de hacer para obtener resultados diferentes?. Posterior a ello viene al aprendizaje de segundo grado o segundo orden que da lugar al “observador” y este se basa en ir más allá a la acción-reacción, es detenerme por un momento y ver que caminos puedo recorrer y esto se entiende por mis alternativas u opciones. En el punto anterior no estaba preparada para asumirlas o siquiera verlas. Y por último el aprendizaje de 3er grado la transformación o aprendizaje transformacional. Este ocurre cuando nos desnudamos y llegamos al núcleo y nos permitimos observarnos, ver dentro, observar nuestra alma. Quizás para unos esto sonará un tanto cliché o ridículo…pues para los incrédulos esto ocurre así…y si no lo piensan es porque aún no se han permitido experimentar todo este proceso de interiorización y observación desde lo más oculto de sus capas y están en una etapa inicial. No pasa nada, están simplemente en la periferia pero eso no significa que no puedan accesar a las profundidades. Porque es desde los quiebres y profundidades que puedo crecer y lograr los resultados que deseo, pero esto requiere de un grado alto de humildad en donde el ego no tiene cabida.

**Foto principal:©MikeMonaghan.

Anuncios

Un comentario sobre “Lo que no te quiebra, no te transforma…

Agrega el tuyo

  1. Mi clau querida !! Sorprendida y orgullosa de ti ,,,,,,,,,
    Haz descubierto un talento que tenias y no conocías …..
    Mi respeto y admiración !!!
    Te deseo todo el éxito del mundo …….

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: